Inspírate

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe noticias de las nuevas colecciones y hot sales.

Newsletter


Síguenos

Get inspired

Subscribe to our Newsletter for news on latest products and sales


Search

Sustancia

  /  ARTESANÍAS   /  Concepto de artesanía… ¿De dónde viene?

Concepto de artesanía… ¿De dónde viene?

Hace apenas 10 meses que comencé este proyecto que me fue llevando a comunidades en caminos intrincados entre las sierras, bosques de cactáceas, palenques de mezcal, iglesias antiguas y paisajes que de no haber emprendido está aventura es muy probable que no los hubiera visitado. Es así que del ir y venir he visto obras maestras en textiles, alfarería, cestería, madera y un sin número de objetos sublimes hechos a mano, pero lo más trascendente ha sido la gente. Todas esas personas que me ofrecieron un mezcal, pulque, un vaso de coca – cola, comida, un café, un techo y que además compartieron sus profundos saberes y su esencia conmigo me hizo replantear la manera en que este proyecto iba a crecer.  Así que con un nuevo rumbo sensible a la realidad y un asincronismo que en ese momento no podía verbalizar me sumergí en el mundo artesanal en México.

 

Fue una visita a Los Reyes Metzontla, que me hizo darme cuenta que la palabra “artesanías” no representaba en exactitud la maestría y belleza de los objetos ante mi, pues este pueblo alfarero tiene los acabados más finos que jamás haya visto en una técnica en donde todo el proceso es manual.  Cuando vi las piezas eran obras de arte, que contenían miles de años de saberes, innovación, investigación y diseño. Confundido me pregunté, pero… ¿por qué le decimos artesanías a las artesanías? ¿Qué es y que no es una artesanía? ¿Qué podría ser una artesanía y si hay jerarquías más allá de una técnica, cuales son?, ¿Por qué esto que tengo antes mis ojos no podría ser arte?

Han sido muchos textos los que se han publicado al respecto. A continuación, explicaré a grandes rasgos el transitar de este concepto con base a la investigación de Diana Isabel Mejía Lozada en La artesanía de México: historia, mutación y adaptación de un concepto[1]. En el apogeo de los pueblos prehispánicos los artesanos eran considerados personas muy importantes pues su labora era designada directamente de los dioses, se requería haber nacido en una fecha especifica para poder estar destinado al oficio, además de que los saberes se transmitían por linaje.

 

Su actividad era entendida en el ámbito religioso, ritual y sagrado siendo así personas importantes en la sociedad precolombina, solo grupos selectos tenían acceso a tener objetos de ese valor simbólico y estético, también se le era reconocido el trabajo a su creador.

 

A la llegada de los españoles y producto de la colonización está estructura cambió, ya que había la necesidad de adoctrinar el pensamiento indígena y mover a la sociedad conforme las leyes europeas, es en este momento cuando el pensamiento clásico, occidental de las artes y oficios se impone en la sociedad novohispana y con ello se desvalorizó todo aquello que tuviera que ver con la creación indígena, considerando todas sus habilidades como naturales de su ser, encasillando al artesano como un ser falto de conocimiento tecnológico y del ejercicio intelectual y sus obras artesanales fueron descritas como manifestaciones inferiores que no entraban en el espectro de arte, ni como una obra maestra al no ser hechas por artesanos españoles.

 

Fue hasta el siglo XIX que la producción artesanal se le llamo simplemente como «artesanía»  estableciendo una carga semántica que la asociaba de manera directa con los indígenas de México. Pues en la búsqueda del nacionalismo se tejió como hilo transversal la imagen del indígena para representar la mexicanidad. Ser nombrado artesano a partir de entonces tiene una carga contradictoria y despreciativa de la identidad mexicana, entendido esto como sinónimo de atraso tecnológico y relativo a la base de la organización social heredada de la colonia y que a la fecha tiene fuerte influencia en la forma de estructurar las sociedades latinoamericanas.

 

A partir de entonces se encasillaron aun más los conceptos en las formas de producción artesanales para ser reconocidos como folclore cuyo valor no traspasa mas allá de simples curiosidades. Es por ello que hoy debemos de conocer a profundidad las artesanías para entender su valor monetario y cultural que brindan a México. Pues este debe de ser considerado como un sustento económico para el país pues su riqueza y conocimiento en muchas partes sigue vivo. Hay un largo camino que hacer para  resignificar el trabajo artesanal ya que la carga histórica se ha encargado de invisibilizarlo, invalidarlo y regatear su precio y valor identitario siendo estos saberes objetos de orgullo nacional, trascendentes y cargados de profundidad.

[1] Diana Isabel Mejía Lozada en La artesanía de México: historia, mutación y adaptación de un concepto (Tesis de maestría: El colegio de Michoacán,  2004)

Creador de Sustancia a partir de la pasión por el diseño, el interiorismo y México. Especialista en e-commerce y marketing digital.

Deja un comentario

X