Inspírate

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe noticias de las nuevas colecciones y hot sales.

Newsletter


    Síguenos

    Get inspired

    Subscribe to our Newsletter for news on latest products and sales


      Search

      Sustancia

      Diseño contemporaneo

      Cómo la luna nos enseñó a tejer

      Antes hacían los hilos como ahora hacemos nuestros hijos.
      Los hacían ellas mismas con la fuerza de su carne.
      Cuando empezó el mundo, dicen que la luna subió a un árbol.
      Allí estaba tejiendo, allí estaba hilando, allí en el árbol.
      A lo mejor así fue.
      «Ustedes deben tejer», les dijo a las primeras madres.
      «Ustedes deben hilar», les enseño a tejer desde allí arriba.
      Así fue que empezó el tejido. Así fue que empezó el brocado.
      Es que ni sabíamos como cardar la lana. Ella nos enseño también.
      Tenia sus cardadoras allí arriba, su telar y su huso.
      No se si tenia sus borregos allí arriba en el árbol.

      La luna tenia su vara para medir la urdimbre, su komén, para medir el hilo. Era largo su komén y salia de la copa del árbol.
      Ya había hilado su hilo, ya que había acabado el trabajo de huso, media el hilo en su komén. Tejía en lo blanco de una blusa las semillas coloradas del brocado. Arriba en el árbol amanecía, allí estiraba su urdimbre, allí arriba. Si no fuera por la luna, no sabríamos tejer. Es que nos dejo dicho como hacerlo.
      Hizo sus lienzos, sus bastidores. Corto las ramas del árbol e hizo su telar, si no fuera por eso, no sabríamos crecer.
      Así aprendieron nuestros antepasados.
      Cardó, hiló, tejió y así empezó el tejido antes.
      Dijo ella: «Así lo voy hacer para que así aprendan mis hijas».
      Lo que estaba en el árbol es ahora la luna. Siguió subiendo y subiendo en el árbol, y después subió su komén como escalera y se quedo en el cielo. O a lo mejor lo hizo de un brinco, meciéndose en las ramas.
      Todavía tenemos su telar, quedo con nosotras. La luna nos dejo también su huipil cuando se fue. Dejo su telar y su machete.
      Los mayordomos los cuidan y durante la fiesta sacamos los huipiles que llevaba puestos la Luna cuando se hizo el mundo.
      Eran tan grandes que ya ni podemos tejerlos.

       

      Lexa Jiménez López |  Ep’al Ch’en, San Juan Chamula, Chiapas | Traducción Ámbar Past

      Creador de Sustancia a partir de la pasión por el diseño, el interiorismo y México. Especialista en e-commerce y marketing digital.

      Leave
      a comment

      X